Explicación sobre el caso #VolkswagenGate razones y consecuencias

El Dieselgate de Volkswagen, que este año aspiraba a convertirse en el primer fabricante mundial de automóviles, tiene su origen en Estados Unidos, donde la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés) detectó el uso de un software que permitía ocultar un nivel de emisiones muy superior al legal. Así es cómo funciona el sistema y a qué se puede enfrentar la compañía:

¿Qué ganaba Volkswagen con la manipulación?
Según fuentes del sector, la actuación de Volkswagen sólo se puede explicar por dos motivos plausibles. “O bien no disponía de la tecnología para fabricar motores menos contaminantes o -pese a contar con ella- prefería no utilizarla para ahorrarse un buen dinero”, dicen las fuentes.

¿Cuántos vehículos afectados hay y dónde se han vendido?
La agencia medioambiental de Estados Unidos calcula que el engaño afecta a casi medio millón de coches diésel TDI de cuatro cilindros de los modelos Jetta, Golf, Passat y Beetle de VW y el Audi A3 vendidos en los últimos años. La multinacional alemana ya ha reconocido que el software del Dieselgate se encuentra instalado en 11 millones de vehículos en todo el mundo.

¿Qué frentes judiciales tiene ya abiertos la empresa?
En Estados Unidos ya se ha abierto, por parte de la EPA, un procedimiento administrativo que podría derivar en una multa de unos 18.000 millones de dólares. Al margen de esto, el hecho de que se produjera un engaño voluntario por parte del infractor puede dar pie a querellas por estafa. En Alemania, la Fiscalía ha abierto diligencias.

¿Podría haber incurrido la empresa en responsabilidad penal o haber atentado contra la competencia?
Los expertos creen que Volkswagen puede haber hecho publicidad engañosa y podría ser procesado por estafa, ya que ha engañado a sus clientes y se ha beneficiado de ello.

Fuente: clarin.com

Los comentarios están cerrados.