Un sedan fuera de serie el nuevo VW Jetta Gli

El Volkswaggen Jetta GLI es un lobo con piel de oveja. No es común ver que un sedán proveniente de una marca de volumen ofrezca: equipamiento sobresaliente, buenos acabados y un motor turbocargado que a la menor provocación eleva el pulso de quien lo reta; para encontrar algo así generalmente hay que ir a buscar en marcas Premium.

Sin embargo, desde hace mucho tiempo el Jetta es un auto que suele romper con los paradigmas de la industria automotriz de nuestro país y, con el nuevo GLI, lo ha vuelto a hacer.

Hace apenas casi un año, Volkswagen decidió actualizar la sexta generación de su exitoso sedán, como consecuencia hemos tenido la oportunidad de volverlo a probar, ahora en su versión más deportiva, la GLI.

Fiel a su tradición, la firma alemana no ha puesto enormes alerones, monstruosas entradas de aire ni escandalosos rines. En su lugar, tenemos un auto discreto, preciso y letal.

Ha dejado el bloff para otras marcas. Sin embargo, no debemos considerarlo un rival menor, por el contrario.

Eso sí, veremos insertos metálicos y costuras al interior, nuevos faros y calaveras con luces LED diurnas, que le cambian por completo el look, y se acompañan por faros antiniebla con función de luz de curva estática y bixenón con luz de curva dinámica (AFS).

Pero, como versa el dicho, lo más importante está en el interior. A este sedán lo impulsa uno de los motores más deportivos de la escena, al cual grupo Volkswagen lo ha exprimido tanto como ha podido.

Así que, con comprobada efectividad, en esta ejecución, el multipremiado dos litros turbocargado es capaz de entregar hasta 210 caballos de fuerza.

En el pasado, este mismo motor, montado desde hace tiempo en el Golf GTI y en el Audi S3, sufría de un ligero retardo, que caracterizaba su aceleración, mismo que la más reciente entrega del GLI es prácticamente imperceptible.

El empuje que encontraremos en este nuevo Jetta, llegará desde muy bajas revoluciones y ofrecerá una aceleración progresiva, cortesía de 258 libras pie de torque.

Para exprimirlo, la marca ha asignado la encomienda a una transmisión DGS de seis velocidades, no podía ser otra.

El lado más divertido de esta caja de cambios de doble clutch sale a relucir cuando descubres las paletas de cambios, ubicadas detrás del volante y desde muy bajas revoluciones es posible encontrar una forma contundente de acelerar.

Como en otras ejecuciones del grupo, en este Jetta también es posible elegir la puesta a punto. De tal suerte que se puede regular la deportividad en tres distintos niveles, para disfrutar de un paso más confortable en la ciudad o sacar al lobo cuando tenemos que enfrentar la carretera.

Para ello, la marca ha dispuesto de una buena cantidad de tecnología e innovaciones.

A simple vista, es posible ver un nuevo volante, con nuevos controles que te permiten exprimir el sistema de infoentretenimiento, que más allá del diseño es útil para controlar a una dirección electromecánica Servotronic sensible a la velocidad, para incrementar la dureza cuando se va más rápido y tener más control del auto.

Si hubiéramos querido hacerlo por nuestra cuenta seguramente habríamos gastado mucho más, así que hay que apreciar la molestia que la marca se tomó para cuidar detalles como el sonido Fender, con ocho bocinas y Subwoofer de 400 watts de potencia, complemento perfecto para un auto como éste.

El sistema de infoentretenmiento dispone de una pantalla táctil de 6.3 pulgadas, conexión Bluetooth, entrada plug in, lector de CD/MP3, ranura para tarjeta SD y una digna entrada USB, que nos permitirá olvidarnos del horrible cable con el que antes había que conectar los reproductores de música.

A bordo del GLI es posible encontrar toda clase de sorpresas, como asientos calefactables con diseño exclusivo, que más allá del atractivo visual, son muy útiles para mantener a los pasajeros en su lugar, sin importar que quien está al volante ejecute maniobras deportivas.

Creemos que la llave del nuevo GTI es mucho más bonita, así que para que los dueños de un GLI no se sientan menos, la marca ha integrado un sistema para arrancarlo con un botón, sin necesidad de sacar la llave.

Como en todo buen deportivo los sistemas de seguridad hacen gran parte de la tarea, para no pagar el precio de ir más rápido, de tal suerte que el sistema de bloqueo electrónico del diferencial deportivo (XDS), el control de tracción (ASR), el control electrónico de estabilidad (ESC) y sistema electrónico de distribución de frenado (EBV) serán muy útiles para producir pilotos exprés.

Definitivamente, éste es el Jetta que más que en la cabeza a todos nos gustaría tener en el garaje.

 Ficha técnica:

MOTOR TIPO: L4 2.0 litros turbocargado

POTENCIA HP/RPM: 210/ 5,300

TORQUE LB.-PIE/RPM: 258/2,00

TRACCIÓN: Delantera

TRANSMISIÓN: automática DSG de 6 velocidades

RENDIMIENTO: 15.1 km/l

BOLSAS DE AIRE: Frontales y laterales para conductor y pasajero y tipo cortina

CINTURONES: Cinco de tres puntos

FRENOS: Delanteros de disco ventilado y traseros de disco con sistema antibloqueo

OTROS SISTEMAS: Bloqueo electrónico de diferencial, control de tracción, de inercia de motor; sistema electrónico de distribución de frenado, y de estabilidad y asistencia de arranque en pendientes.

ASIENTO: En leatherette con ajuste electrónico de ocho vías para conductor, ajuste lumbar y de altura manual para pasajero.

VOLANTE: Multifuncional forrado en piel, con ajuste de altura y profundidad.

ENTRETENIMIENTO: Radio AM/FM, con lector CD/MP3, ranura para tarjeta SD, entrada USB/iPhone Controller/AUX, bluetooth para audio y manos libres, contacto de 12 Volts, pantalla táctil a color de seis pulgadas, con sistema de sonido Fender Sound System con subwofer con ocho bocinas y Volkswagen App Connect.

MÁS EQUIPO: Aire acondicionado automático Climatronic de dos zonas, faros bi-xenón con luz de curva dinámica y luz de marcha diurna en LED, calaveras LED, llanta de refacción de tamaño reducido.

RINES: Aluminio de 18 pulgadas.

Haz click aquí y mira el vídeo de prueba:

 Fuente: atraccion360.com

 
Cresta Facebook Messenger