Transformers 4 y el Chevrolet Camaro, la evolución de Bumblebee

Si bien esperamos para la llegada de la 5ta entrega de Transformers que será para el 2017 no está de más hacer un recuento de uno de sus personajes más populares: Bumblebee y su Chevrolet Camaro.

Si bien el argumento principal no son los autos, desde la primera entrega allá por 2007, éstos han jugado un papel fundamental, en particular el Chevrolet Camaro que ha dado vida al personaje de Bumblebee.

Pocos seguidores de la saga no conocerán al simpático Bumblebee, amigo incondicional del protagonista, y pieza clave de las tres primeras películas. Pero este personaje y, por tanto, el Chevrolet Camaro que lo representa, han sufrido una clara evolución a lo largo de la historia que no viene nada mal recordar paso a paso.

historia camaro bumblebee transformers 4 2 e1406537803733 Transformers 4 y el Chevrolet Camaro, la evolución de Bumblebee

Del Camaro clásico al concept

2007 nos trajo a la gran pantalla la primera entrega de Transformers, y con ella conocíamos al Camaro más entrañable de cuantos han sido filmados. Aparecía ante nosotros el primer vehículo de Sam Witwicky, un Chevrolet Camaro de 1977 de segunda, tercera o decimoquinta mano. El auto, desde luego, no pasaba por su mejor momento.

historia camaro bumblebee transformers 4 1 e1406537914699 Transformers 4 y el Chevrolet Camaro, la evolución de Bumblebee

Aun así, su color amarillo y su renqueante andar nos hizo poner el ojo sobre ese Camaro de segunda generación, que a mitad de película sufre una transformación generacional como nunca habíamos visto. Por aquél entonces el Camaro que hoy conocemos aún no había salido a la venta, pero sí existía su prototipo, en el cual se convierte.

Para utilizarlo y que fuera completamente funcional para la grabación, se utilizó un chasis de Holden Monaro al que se le instalaron los paneles de la carrocería del Camaro Concept de 2006. A imagen y semejanza, pasamos de un auto clásico a un prototipo que aún ni había pisado las calles. Como curiosidad, aparece un Ford Mustang contemporáneo como Decepticon. ¿Casualidad? No.

Del Concept al Camaro de serie

La segunda película apareció en 2009, con el nombre de Transformers: La venganza de los caídos. Para aquél entonces el Chevrolet Camaro de nueva generación ya había llegado a los concesionarios, y como tal, Bumblebee adquirió la forma del modelo real, muy parecido al anterior prototipo, pero jugando con algunas modificaciones.

Historia de Chevrolet Cmaro Bumblebee en Transformers 4

El vehículo mantenía su incombustible color amarillo, al que se le unían unas franjas negras típicas de los deportivos americanos. Tampoco faltaba un capó modificado o un paragolpes delantero con sutiles detalles. Sam Witwicky, desde luego, disfrutó con su primer automóvil cuando llegó a la universidad.

Para la tercera película, en 2011, Transformers 3: El lado oscuro de la luna, la trama tomó un camino algo alejado al de sus comienzos. Sin embargo, Bumblebee seguía fiel a Chevrolet y al Camaro, pero cambió su montura por un más reciente y bruto Camaro SS. Para hacerlo más especial, su color amarillo se modificó sutilmente, se oscurecieron las llantas, se pintaron de negro los retrovisores y se ensancharon las rayas deportivas. Sam seguía echándose modelos por novias, no sabemos si por su ajetreada vida o por su flamante auto.

Una última entrega con un Camaro especial

Transformers 4: La era de la extinción, estrenada en Junio del 2014, con su espectacular recaudación mundial de $1.104 millones de dólares, y eso que la trama ha hecho un punto y aparte. Tan punto y aparte que nuestro protagonista Bumblebee ha vuelto a cambiar su Camaro. Las cosas no le fueron mal.

Historia de Chevrolet Cmaro Bumblebee en Transformers 4

Los realizadores vieron demasiado repetitivo mostrar siempre el mismo automóvil, aunque ninguno nos imaginamos al afable robot con otra montura. Por ello se utilizó un Camaro de nueva generación con una numerosa serie de modificaciones para darle un aire más fresco y futurista.

El automóvil lució para esa entrega un frontal completamente distinto, con un parachoques de nuevo diseño pero, sobre todo, unos grupos ópticos más finos con un toque azulado que tanto viste cuando hablamos de futurismo. Las aletas también pasan por chapa y pintura, mucho más anchas que las originales, destacando las traseras, que definen unas caderas propias de un automóvil que toma anabolizantes.

Sin entrar en debate sobre la trama y la implicación de los automóviles en la película, queda patente que el Chevrolet Camaro se ha convertido en un icono de Transformers. También hemos visto una evolución de Bumblebee, un robot algo dañado al principio representado por un automóvil a imagen y semejanza, que poco a poco ha ido cogiendo fuerza para convertirse en el deportivo fuerte y saludable que es a día de hoy.

Fuente: www.actualidadmotor.com

 

Cresta Facebook Messenger