Las utilidades de Mitsubishi Motors se redujeron en un 22% en los últimos 9 meses del 2015

El fabricante de vehículos nipón Mitsubishi Motors redujo su beneficio neto un 22,2 % interanual entre abril y diciembre hasta los 76.750 millones de yenes (655 millones de dólares) debido al cierre de sus plantas de producción en Estados Unidos.

Durante los nueve primeros meses del año fiscal en Japón, que concluye el próximo 31 de marzo, la compañía dedicada a la automoción anotó un beneficio operativo de 102.003 millones de yenes (unos 871 millones de dólares), lo que supone un incremento del 1,2 por ciento con respecto al mismo período del ejercicio anterior.

Las ventas de la compañía nipona entre abril y diciembre fueron de 1,66 billones de yenes (14.193 millones de dólares), un 4,6 por ciento más que un año antes.

Mitsubishi Motors atribuyó parte de este avance a la reducción de costes, indicó el fabricante en un comunicado.

El gigante japonés destinó 15.300 millones de yenes (unos 129 millones de dólares) a sufragar los costes derivados del cierre de sus plantas en Estados Unidos, dedicadas a la producción de deportivos, debido a las malas ventas que obtuvo en el país.

En cuanto a la venta de automóviles, Mitsubishi Motors vendió 787.000 unidades a nivel global en este período, un 2 por ciento menos que el año anterior.

El retroceso estuvo motivado principalmente por la caída de las ventas en Japón, donde únicamente colocó 66.000 unidades, un 16 por ciento menos que en el mismo período de 2014.

La subida de ventas de los modelos de la compañía nipona en Europa, donde crecieron un 18 por ciento hasta las 129.000 unidades, y de Estados Unidos, donde se incrementaron un 19 por ciento hasta las 101.000 unidades, lograron amortiguar el descenso en el mercado nipón.

En cuanto a Asia, el fabricante japonés cosechó un retroceso del 6 por ciento (242.000 unidades), mientras que en mercados como Medio Oriente y África vendió un 4 por ciento más.

Mitsubishi Motors rebajó su previsión de ventas para el presente año fiscal hasta 2,26 billones de yenes (193.242 millones de dólares) frente a los 2,28 billones de yenes de su estimación anterior.

Sin embargo, el fabricante con sede en Tokio no modificó sus previsiones respecto al beneficio neto para este año fiscal, en el que espera un beneficio neto de 100.000 millones de yenes (unos 855 millones de dólares), un 15,4 por ciento menos.

Fuente: yahoo.com