Bugatti Chiron el sucesor del Veyron llega a la máxima velocidad

Bugatti Chiron el sucesor del Veyron llega a la máxima velocidad

Después de marcar una década repleta de éxitos, el Veyron se despide para dejar paso al Bugatti Chiron, según sus creadores, “el deportivo más potente, rápido, lujoso y exclusivo jamás fabricado”.

El nuevo hypercar de la casa gala se presentó anoche en el 86º Salón del Automóvil de Ginebra y como podéis comprobar su estética está inspirada en el concept Vision Gran Turismo al que muchos en su momento consideramos como un mero vehículo de ficción. De lo que no hay duda es que estamos ante un modelo completamente nuevo, que según Bugatti comparte “escasos elementos” con su antecesor. En cambio, sus dimensiones no son demasiado distintas. El Chiron mide 4,54 metros de largo, 2,04 de ancho y 1,21 metros de alto, por lo que sólo es 82 milímetros más largo, 40 más ancho y 53 más alto que el Veyron.

Por dentro, el ligero aumento de las cotas se refleja en una mayor amplitud, especialmente en la altura de las plazas, que ganan 12 milímetros lo que agradecerán los clientes de mayor envergadura. Pero sobre todo, destaca por su nivel de calidad general, así como por la nueva instrumentación, que combina hasta tres pantallas digitales con un gran velocímetro analógico.

Sea como fuere, si por algo destaca el Bugatti Chiron es por su mecánica. Tras superar algunos problemas para medir las capacidades de la misma, la casa gala ha presentado un motor W16 de 8.0 litros sobrealimentado por cuatro turbocompresores que alcanza 1.500 caballos de potencia a 6.700 revoluciones por minuto y entrega un par de 1.600 Nm entre las 2.000 y las 6.000. Por si esto fuera poco, este propulsor está asociado a una transmisión de doble embrague y siete marchasque reparte su potencia a las cuatro ruedas. Gracias a este elemento y a pesar de que el Chiron pesa 1.995 kilos –155 más que el Veyron–, logra mejorar sus prestaciones.

« 1 de 3 »

Alcanza los 100 km/h desde parado en 2,5 segundos, los 200 en menos de 6,5 y los 300 en 13,6, acelerando hasta alcanzar los 420 km/h de velocidad punta.

Todo este potencial se transfiere al suelo mediante unos neumáticos Michelin específicos y gran tamaño. Los delanteros son 285/30 R20 y los traseros 355/25 R21, mientras que la suspensión y la aerodinámica del Chiron son adaptativos. En base a los modos de conducción: Lift, EB Auto, Highway, Handling, Top Speed, el conductor puede modificar drásticamente la respuesta de todos estos elementos así como del propulsor, la dirección o los frenos. Un detalle curioso es que para activar el modo más racing, ‘Top Speed’ es necesaria una llave especial.

El Bugatti Chiron se presentó como concept car en el Salón del Automóvil de Frankfurt del año 2000. Aquel prototipo estaba firmado por Giugiario y ahora, 16 años después, se ha materializado. A partir de octubre de este 2016 comenzarán a fabricarse 500 unidades en la planta de Molsheim en Francia y se comercializarán a partir de los 2,5 millones de dólares.

Louis Chiron fue uno de los pilotos de Bugatti a finales de los años 20 y llegó incluso a disputar la temporada inaugural de la Fórmula 1 años después. A los directivos de la marca, este nombre siempre les resultó especialmente sugerente, pues también hace referencia a un centauro de la mitología griega.

Fuente: caranddriverthef1.com