¿Cómo medimos la compresión de nuestro motor?

Saber la compresión de nuestro motor es algo muy importante ya que este es una de las alertas principales para conocer la salud de nuestro motor. Realmente es una prueba que todos deberíamos saber, aunque la mayoría de propietarios de vehículos no conocen como hacerla, es fundamental saberla ya que todo esto acarrea en problemas desde los más mínimos hasta dolores de cabeza grandes tales como:

  1. Problemas al tratar de dar arranque al vehículo.
  2. Se apaga constantemente.
  3. Consume refrigerante y agua más de la cuenta.
  4. Falta de potencia y desarrollo, hay que acelerar más de lo normal.
  5. Consume más combustible de lo normal.
  6. Las revoluciones son variables.
  7. El humo que sale por el tubo de escape es de color visible y a veces oscuro.

A continuación un vídeo donde podrás aprender a medir la compresión del motor de tu vehículo:

Cortesía Tecnológico Educativo Emeta

Causas de problemas de comprensión

Las causas de una mala compresión se deben a que la cámara no tiene el sellado necesario y existen fugas por algún elemento de la cámara, por ejemplo:

  • Agujero de la bujía: La bujía puede estar mal colocada, no apretada o el agujero y/o rosca pudiera estar dañado

  • Válvulas: Una válvula dañada no permite un buen asentamiento en el orificio de la cabeza del motor, permitiendo fugas. Válvulas quemadas, desgastadas, con rasguños, dobladas pueden ser la causa. Así mismo resortes vencidos o dañados.

  • Anillos del Pistón: Si los anillos del pistón están flojos en el pistón o en la camisa se presentan fugas.

  • Junta de Cabeza: Una junta de cabeza dañada, mal apretada, mal asentada o mal seleccionada permitirá fugas.

  • Cabeza dañada: Una cabeza de motor con grietas permitirá fugas.

  • Bloque del motor: Si el bloque del motor presenta cuarteaduras en alguno de los cilindros entonces se presentan fugas.

  • Mala sincronización: Si sincronización del motor no es la correcta pueden no asentar correctamente las válvulas o no hacerlo a tiempo, esto puede deberse a una banda de sincronización gastada o algún problema en este subsistema.

Si hemos detectado problemas al hacer la medición de compresión lo más recomendable es ir lo más pronto a nuestro mecánico de confianza sabiendo y habiendo detectado el problema de nuestro vehículo. El tener bien la compresión del vehículo incluso nos ayuda en el momento que queramos vender ya que este es uno de los primeros factores en los cuales se fijan la mayoría de los compradores, y también saber que tienes la compresión exacta te evitará que cualquier persona quiera sorprenderte.