¿Cuándo debemos “bajar máquina” (reparar el motor) ? Una de las preocupaciones más grandes y quizás la de mayor costo con nuestro vehículo, la máquina o motor de nuestro vehículo tiene varios síntomas y es importante conocerlos para evitar que falsas alarmas, gastos innecesarios, o realmente no hacerla cuando ya es necesario

Por lo general, la reparación del motor o “bajada de máquina” no la ordena el propietario original del carro sino un segundo dueño y la hace, de igual forma, un taller no autorizado.

Esto tiene como sustento el hecho de que si una reparación de motor hay que hacerla como mínimo a los 150.000 kilómetros (en el peor de los casos con buen mantenimiento), y si se transita un promedio de 20.000 kilómetros anuales, da como resultado que se ordena cuando el carro tiene 7,5 años, justo cuando muchos comienzan a pensar en cambiar de auto.

Pero suele suceder que en algunos talleres deshonestos abusan de la ignorancia de los automovilistas mediante diagnósticos errados y amañados.

Dado que es la tarea mecánica que más cuesta y que más margen de utilidad le deja al taller, de igual forma es en la que mecánicos de todo tipo más engañan a sus víctimas.

Por esta razón, se consultó con las marcas de mayor difusión en el país con el fin de hacer claridad en el tema.

Diagnósticos por marca Desconfíe de los diagnósticos a ojo u oído. Un motor es un conjunto de piezas mecánicas maquinado a la centésima y milésima de milímetro, precisión tal que se escapa a los sentidos de la mayoría de los mortales.

Los ingenieros que prestan sus servicios a fábricas que elaboran motores se han devanado el cerebro tanto para construirlos como para desarrollar metodologías específicas de diagnóstico.

Por esta razón suena por lo menos insultante que ciertos mecánicos decidan hacerle, apresuradamente, la máxima cirugía al motor.

En esta edición especial sobre la reparación del motor, podrá enterarse de lo que dice su marca en cuanto a la decisión de destapar y reparar la máquina, así como los procedimientos válidos para hacer el diagnóstico.

Lea también:

¿Cómo medimos la compresión de nuestro al vehículo?

Cada cuánto revisas el aceite de tu auto?

Expulsión de humo azul por el tubo de escape, bujías empapadas de aceite, baja compresión de cilindros, alto consumo de aceite, pérdida de fuerza del motor, dificultad en el encendido en frío y ruidos anormales son los síntomas para la reparación que se cita  entre  los principales síntomas.

Además de los síntomas anteriores, no deben presentar una medida inferior a 90 psi por cilindro en la toma de compresión (a la altura de Quito), ni la diferencia entre los cilindros debe ser superior al 25 por ciento.

La pérdida de potencia, el alto consumo de aceite, la dificultad para poner el motor en marcha y el alto kilometraje son los indicios para destapar el motor y repararlo.

En los talleres de la red Renault se hace una prueba denominada el balance de potencia de los cilindros, mediante la cual se sabe con bastante certeza el estado de la máquina y, en especial, qué cilindro se encuentra en malas condiciones.

También hacen pruebas de fugas de compresión y análisis de gases.

No obstante los mejor diagnósticos se obtienen en los concesionarios de la marca de tu vehículo, ya que primero hay que investigar probables fugas de líquidos del motor.

Segundo, efectuar una prueba de compresión que debe arrojar entre 136 y 150 psi (libras por pulgada cuadrada) por cilindro y que la diferencia entre ellos no sea superior a 6 psi.

Tercero, si se siente un ruido seco, cambie el aceite y verifique que no salgan partículas extrañas en el usado. Si el ruido persiste, vale la pena destapar el motor.

Si bien en otros países estos motores duran 500.000 kilómetros, la verdad es que en Ecuador se puede establecer un promedio de mortandad a los 300.000, dependiendo del mantenimiento.

Los manuales de procedimiento indican que el diagnóstico más certero es el de la prueba de fugas de aire.

Según expertos el primer síntoma es la falta de potencia, así se esmere en una buena sincronización. El segundo, la fuga de compresión de las cámaras de combustión hacia el cárter entre los anillos y el cilindro, situación que se manifiesta con manchas de aceite en el filtro de aire y en la varilla medidora de aceite.

El consumo de más de un litro de aceite cada 1.000 kilómetros, una mancha aceitosa por el tubo de escape y rastros del lubricante en las bujías también son síntomas de que toca destapar el motor.

Los porcentajes de fuga no deben ser superiores al 20 por ciento y la diferencia de valores de compresión no debe exceder el 25 por ciento.

Expertos aseguran que el exceso de consumo de aceite, que si el porcentaje de fugas de los cilindros excede el 15 por ciento y que si el valor de compresión no se sitúa entre 140 y 180 psi y una diferencia entre cilindros del 15 por ciento, se recomienda investigar la causa y, eventualmente, destapar el motor.

Es importante que el diagnóstico de tu motor lo haga un experto, siempre con un diagnóstico previo y no con sus sentidos.

Es importante que el diagnóstico de tu motor lo haga un experto, siempre con un diagnóstico previo y no con sus sentidos.

Es normal el consumo de aceite? Existe el concepto infundado de que los motores no deben bajar ni una línea de aceite en el medidor durante el intervalo existente entre los cambios de aceite.

Dentro del motor existe un movimiento ascendente y descendente de los pistones, que produce el efecto de bombeo de aceite.

En la fase descendente, una fina película de aceite queda adherida a las paredes del cilindro, que a su vez será barrida hacia las cámaras de combustión en la carrera ascendente y posteriormente quemada.

De igual manera, pequeñas cantidades del lubricante que aceitan las válvulas y sus guías serán empujadas hacia los múltiples de admisión y de escape.

Uno de las señales más claras del motor es cuando el vehículo bota aceite

Uno de las señales más claras del motor es cuando el vehículo bota aceite

Por lo anterior se explica el por qué los motores consumen aceite; si no hubiera dicho consumo, el desgaste de guías, impulsadores, anillos y cilindros sería excesivo, debido al contacto directo de metal contra metal.

Un vehículo que funcione en tráfico urbano con recorridos cortos puede acumular altos kilometrajes sin que se presenten consumos de aceite aparentes.

Este fenómeno se explica por la dilusión de la gasolina en el aceite.

En recorridos de carretera a alta velocidad es normal que baje el nivel, ya que el combustible que se encontraba diluido en el lubricante se evapora por las altas temperaturas del motor, sin dar la posibilidad de que la dilusión de combustible compense el aceite consumido, tal como sucede en los trayectos urbanos.

En conclusión, todo motor debe consumir aceite para que funcione correctamente y se puede considerar como normal un consumo de un cuarto de galón cada 2.000 o 3.000 kilómetros de recorrido, sin indicar, de ninguna manera, que por tal motivo el motor esté defectuoso.

Fuente: eltiempo.com

Be the first to comment on "¿Cuándo debemos “bajar máquina” (reparar el motor) ? Una de las preocupaciones más grandes y quizás la de mayor costo con nuestro vehículo, la máquina o motor de nuestro vehículo tiene varios síntomas y es importante conocerlos para evitar que falsas alarmas, gastos innecesarios, o realmente no hacerla cuando ya es necesario"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.